Las buenas relaciones mejoran la cohesión de los equipos y el clima laboral. Transparencia y honestidad son esenciales cuando jefe y colaborador son amigos. + Info en El Economista