La planificación de las vacaciones de verano es un momento siempre complicado para las empresas. Los ERTE y el permiso retribuido condicionan el calendario. Los laboralistas advierten que hará falta negociación. + Info en Cinco Días