La nueva ley del alquiler, que limita las garantías y ofrece una mayor protección al inquilino, da alas al moroso profesional en España. + Info en El Economista