Enamorarse de su propia idea sin cubrir las necesidades del mercado, ofrecer productos a precios desorbitados, preocuparse solo por ganar dinero y la falta de foco son las trabas que más ralentizan el camino hacia el éxito. + Info en Expansión