La transposición de distintas directivas de la Unión Europea refuerza la responsabilidad penal de las compañías españolas al realizar ciertas prácticas financieras, como la difusión de información falsa. + Info en Expansión