Puedes querer emprender dentro de tu zona de confort pero acabarás “pivotando” a la arriesgada zona del aprendizaje. + Info en La Vanguardia