La satisfacción que genera un incremento salarial caduca a los tres meses. Aunque es un hecho que el sueldo importa, también parece definitivo que no es el único elemento para valorar un trabajo. + Info en Expansión