La brecha salarial entre hombres y mujeres es una realidad, que lejos de revertirse parece mantener una vigencia difícil de revertir. + Info en El Economista