Desde 2011, las compañías eléctricas comunican a la Agencia Tributaria el consumo y la potencia contratada. El fisco señala que es solo un filtro más de control cuando se detectan inconsistencias. + Info en El Confidencial