Diferentes sentencias confirman que el uso personal de los medios informáticos de una empresa puede implicar un despido procedente si la firma lo prohíbe expresamente en su código interno. + Info en Expansión