El sector legal se ha estado aproximando de manera muy tímida al ecosistema emprendedor, aunque en los últimos años la mentalidad está cambiando y cada vez hay más bufetes que han reforzado su apuesta por las start up.