Una trabajadora comunica su voluntad de dimitir de su puesto de trabajo mediante una carta. Sin embargo, seguidamente remite por correo electrónico, burofax y telegrama a su empresa su firme decisión de dejar sin efecto la dimisión. + Info en El Derecho