La operación ha consistido en la reestructuración de los diferentes negocios desarrollados por un Grupo empresarial que contaba con un importante patrimonio neto, con alrededor de 100 empleados y una facturación consolidada de 25M€ aprox. El objetivo de esta reestructuración era dar solución a graves desavenencias de las ramas familiares propietarias del grupo, en la gestión empresarial y en la transición generacional de cada una de ellas, que ya estaban afectando a la estabilidad y supervivencia del grupo.

Inicialmente, las compañías fueron reestructuradas para llevar una gestión separada de cada negocio por una única rama familiar, de modo que se facilitase la transición generacional de las diferentes ramas familiares de forma independiente y a diferentes velocidades, pudiendo acceder sus miembros únicamente al negocio gestionado por su rama familiar. Durante un tiempo determinado se han llevado a cabo diferentes actuaciones encaminadas a la reorganización de la gestión de cada negocio (con sustanciales diferencias entre sí) para, finalmente, distribuirse los mismos entre compañías independientes que liderará cada rama familiar. De este modo, se ha evitado la liquidación de las sociedades por conflictos entre los socios-gestores, permitiendo las transiciones generacionales en cada compañía del modo escogido por sus nuevos líderes.

La participación de la firma ha consistido en el diseño societario, mercantil, fiscal y laboral de las diferentes operaciones corporativas, así como las operaciones para la reestructuración final, consistente en una fusión por absorción inversa y entre hermanas y filiales de hasta tercer nivel, seguida de una escisión total subjetiva por negocios.