Son diversos los motivos por los que el trabajador autónomo puede dejar de serlo. Desde que su actividad haya resultado infructuosa, hasta que haya pasado a engrosar las filas del colectivo de asalariados de España. + Info en Cinco Días