La declaración amistosa de accidente (DAA) es una figura poco tratada de forma monográfica, cuando lo cierto es que genera algunos problemas prácticos tanto en el orden civil como penal y procesal. En el presente artículo de opinión vamos a analizarla desde la óptica de su posible uso fraudulento con ánimo de lucro y en perjuicio de las aseguradoras y, en definitiva el tratamiento que recibe este documento en el ámbito penal no siempre uniforme, pero que, ahora, tras la doctrina sentada por la Sentencia de la Sala 2ª del TS núm. 370/2017, de 23 de mayo (EDJ 2017/84355), se han aclarado algunas de las cuestiones más controvertidas que se suscitaban hasta el momento. + Info en El Derecho