El verano más apetecible para mi es el de finales de junio, cuando tengo unas ganas locas de mojito, bailar, terrazas bonitas con amigos, ver las estrellas sobre la playa en la noche con el reflejo de la luna, oler a pescadito frito, tomar sandia sin descanso y degustar helados a go-go. + Info en Huffington Post