La recuperación económica de Portugal ha tomado impulso en los últimos años. La tasa de paro ha caído hasta el 8,8%, casi diez puntos porcentuales menos que el pico alcanzado en 2013, mientras que el crecimiento económico en el segundo trimestre ha sido del 3% interanual, el mayor avance desde el año 2000. Este contexto económico está atrayendo a empresas europeas que también buscan una buena relación entre los costes laborales y la cualificación del capital humano. + Info en El Economista