La Comisión Europea considera que Amazon no pagó todos los impuestos que debería haber pagado por los beneficios obtenidos en la UE y obliga a la multinacional estadounidense de distribución a abonar 250 millones de euros a las arcas de Luxemburgo, donde tiene su sede europea. + Info en Expansión