La aerolínea británica Monarch ha dejado de operar durante la noche, dejando en tierra a más de 110.000 pasajeros que tenían vuelos para regresar al país contratados durante las próximas dos semanas y cancelando alrededor de 300.000 paquetes vacacionales. + Info en El Mundo