La sentencia, fechada el pasado 14 de septiembre, resuelve el caso de una ciudadana española contratada por el Ministerio de Defensa en 2003 y que perdió su puesto de trabajo nueve años después. Después de que el Juzgado de lo social número 1 de Madrid desestimara su recurso, llevó el caso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, alegando que los contratos por interinidad se celebraron en fraude de ley y que su relación laboral debía convertirse en indefinida y, por lo tanto, con derecho a indemnización. + Info en El Derecho