El despacho es un reflejo fidedigno de la personalidad de su propietario. Su carácter peculiar, rompedor, original, ecléctico, industrioso, concienzudo… se pone de manifiesto en esta estancia, el «sancta sanctorum», la fábrica de ideas de UNOde50, la criatura empresarial de José Azulay. + Info en La Razón