La iniciativa reforma varios artículos del Código Penal con el objetivo de establecer una “mayor sanción de determinadas conductas particularmente graves con resultado de muerte, en particular cuando el conductor del vehículo de motor o ciclomotor conduzca bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas o exceso de velocidad”. Con ello, se reconoce que existen determinadas circunstancias que son indicativas de una especial negligencia por parte del conductor y han de tener consideración inequívoca en las consecuencias penales. + Info en El Derecho