Las empresas podrán espiar el uso que sus empleados hacen del correo electrónico y de otras aplicaciones de mensajería en horario laboral siempre y cuando se asegure de que el trabajador es consciente de ello. Es la decisión que ha establecido este martes el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en respuesta a la apelación de un ciudadano rumano despedido por haber escrito correos personales desde la mensajería de su empresa. + Info en El Mundo