La economía avanza como un tiro, a la cabeza de las economías europeas, y se crea empleo a un ritmo saludable, pero la recuperación sigue pasando de puntillas por los salarios, incluso si los medimos en términos de contabilidad nacional.  + Info en El Economista