Son dos los casos en los que los autónomos se pueden dar de baja: por enfermedad común o accidente no laboral y por enfermedad profesional o accidente laboral. En cada una de estas hipótesis se necesitan cumplir una serie de requisitos, tal y como explican desde Gestión Online Sapientia. + Info en Cinco Días