Emprender y poner en marcha cualquier tipo de negocio no es nunca tarea fácil y el proceso puede ser aún más complicado si se quiere dar el salto al extranjero. Cuando se juega en el tablero global, no basta un buen producto, un buen servicio, un plan canónico de internacionalización… + Info en Cinco Días