En 2017 se han producido dos importantes ciberataques. El pasado 12 de mayo, gran parte de las empresas más importantes de España apagaron sus ordenadores por miedo a infectarse con un software malicioso que recorría las redes del país. WannaCry fue el culpable de que cundiera el pánico en multinacionales como Telefónica o Iberdrola, que aseguraron haber sido infectadas por este ataque tipo ransomware y que se extendió más allá de nuestras fronteras, a más de 150 países con objetivos como el servicio de salud británico, la francesa Renault o el sistema bancario ruso. + Info en Expansión