Es difícil encontrar una medida de política fiscal que se haya aprobado en todos los países que forman parte de la UE. Una de ellas es la rebaja del tipo nominal del impuesto sobre sociedades. Desde el año 2000, todos los Estados miembros han optado en mayor o menor medida por rebajar el tributo que grava los beneficios empresariales. + Info en Cinco Días