Los tipos de interés de corto plazo en la eurozona llevan cinco años por debajo del 1%. Parecía casi imposible que el BCE llevase el precio del dinero por debajo de ese punto, sin embargo, Mario Draghi (presidente del BCE) y su equipo han terminado llevando los tipos hasta el 0%. Esta política ha tenido efectos considerables en la economía, unos efectos que han perjudicado a los bancos y que han beneficiado a las Administraciones Públicas y empresas no financieras, según muestra el boletín económico del BCE. + Info en El Economista