El Banco Central Europeo (BCE) ha publicado un nuevo estudio en el que desliza algunas de sus recetas para la zona euro. Tras quejarse en numerosas ocasiones de haber actuado casi solo contra la crisis (la última, ayer en boca del Banco de España) propone un cambio radical en las políticas que han llevado a cabo los gobiernos de la eurozona, tanto en materia de gasto como en materia de impuestos. El PIB de la Eurozona creció un 0,6% en el segundo trimestre. + Info en El Economista