Cuando alguien se plantea la eterna duda sobre si trabajar para uno mismo o depender de otros la respuesta parecería ser muy sencilla, ya que cuando no se tiene que responder ante nadie todo parecen ser ventajas pero la realidad es que la vida del emprendedor suele ser bastante complicada y los inicios pueden desmoralizar a cualquiera. + Info en El Boletín