En los meses de verano muchas empresas optan por ofrecer a sus trabajadores la posibilidad de hacer jornada intensiva, habitualmente concentrada de las 8 a las 15 h, una medida más de lo que se conoce como salario emocional. Según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), seis de cada diez trabajadores escogería una jornada intensiva a la hora de trabajar, y uno de cada tres afirma que no puede conciliar la vida personal con la profesional porque su horario le ocupa todo el día. + Info en Levante-EMV