Carlos Molina tiene el pelo “blanco y abundante”. Lo de peinar canas lo lleva con orgullo, y casi se diría que como una motivación. Su propósito es «seguir trabajando, si es posible, hasta una hora antes de morir». A sus 62 años, tras una ancha experiencia como ingeniero de caminos, analista financiero y CEO en multinacionales en Europa, Asia y América, ha decidido lanzarse a la aventura con 50pro, el programa de emprendimiento para los que han superado la cincuentena. + Info en El Mundo