Después de años de crecimiento económico y de creación de empleo, el número de ocupados en la eurozona ha alcanzado los 154,8 millones, un máximo histórico. Sin embargo, dentro del mercado laboral se está implantando una tendencia que gana fuerza: la polarización del trabajo y, por ende, de los salarios. + Info en El Economista