Las empresas españolas tardaron unos 75 días en pagar a sus proveedores en 2016, lo que supone 11 días por encima de la media mundial (64), mientras que un 9% de las empresas mundiales tuvo que esperar más de 120 días para recibir el pago, según la compañía especializada en seguros de crédito Solunion. + Info en El Economista