La creación de un pacto de socios, las negociaciones con los inversores o la protección de los elementos tecnológicos son algunos de los factores que deben cuidar los emprendedores para lanzar su negocio. Para poner en marcha un negocio hace falta pasión, ilusionarse por una idea y contar con una alta capacidad de innovación. Esta es la parte más romántica de convertirse en emprendedor. + Info en Expansión