La presión fiscal a las empresas es la mitad de intensa que la que soportan los ciudadanos en España. Según se desprende de los datos de la Estadística de los Declarantes del IRPF de 2015 que este martes ha hecho pública la Agencia Tributaria, la parte de las rentas que se dedica a pagar impuestos supera el 17% en el caso de asalariados y autónomos mientras que, en la práctica, se sitúa por debajo del 9% en el caso de las sociedades. + Info en Público