Los campamentos de verano no son ajenos a la transformación tecnológica. Ni siquiera estos espacios, concebidos tradicionalmente como un respiro al curso escolar, han escapado de la revolución digital. +Info en Cinco Días