Tras dos años con el viento a favor, el calendario laboral de 2018 va a jugar una mala pasada a los trabajadores valencianos. A diferencia de 2016 y 2017, el próximo año no habrá macropuente entre el Jueves Santo y el Lunes de Pascua; tampoco habrá muchos fines de semana largos (solo tres) al caer los festivos desperdigados entre semana. Y para más inri, uno de estos festivos inamovibles, el 8 de diciembre, Día de la Inmaculada Concepción, cae en sábado. + Info en Levante