Este 1 de julio comenzará a aplicarse el cambio más profundo en cuanto a la gestión del IVA en España desde el comienzo de su aplicación en 1986. Con el nuevo sistema, se pasará de una autoliquidación sin contraste a una liquidación revisada y contrastada de manera previa por la Agencia Tributaria. + Info en el Derecho