Tradicionalmente, el país de origen de una empresa constituía el principal centro de sus actividades. Sin embargo, el fenómeno conocido como globalización potenció que las compañías diesen un salto al exterior y comenzasen a operar en mercados extranjeros. + Info en El Economista