Investigadores especializados en neurociencia han propuesto crear nuevas leyes de derechos humanos para proteger a las personas de que sus pensamientos u otra información cerebral sean robados, mal usados o hackeados. El movimiento es una respuesta a los rápidos avances que se están haciendo con tecnologías que leen o alteran la actividad cerebral y que muchos esperan que traiga enormes beneficios a la vida de las personas en los próximos años. + Info en Law and Trends