La imagen del emprendedor a menudo se asocia con la de una persona de entre 20 y 40 años, con “ganas de comerse el mundo”, grandes ideas que poner en marcha y un toque de locura genial que necesariamente le tiene que hacer diferente a los demás. Y hasta aquí el estereotipo. + Info en Muy Pymes