Después de mucho tiempo en una misma empresa, para un trabajador perder el empleo supone enfrentarse a una situación nueva, la de buscar otra oportunidad laboral. A la tristeza, se le une entonces la frustración y la sensación de vértigo ante un mercado laboral que no se parece en nada al que un día le dio la primera oportunidad laboral. + Info en El Mundo