La descentralización que presenta España hace que la presión fiscal varíe de manera muy importante de una comunidad autónoma a otra. Las disparidades en IRPF, Sucesiones y Donaciones, sumadas a los impuestos propios de cada región, hacen que las diferencias alcancen en muchos casos los miles de euros y provoquen, incluso, un cambio de domicilio de los contribuyentes. + Info en El Mundo