Hace dos años resultaba impensable que el bitcoin pudiera rivalizar con el oro como alternativa de inversión más valiosa. En mayo de 2015 la divisa virtual cotizaba cerca de los 250 dólares, mientras que el metal precioso rozaba los 1.200 dólares la onza. + Info en Expansión