Imaginen una mezcla de pizarra digital (con su pantalla táctil y contenidos enriquecidos) con un asistente de voz al estilo de Siri o Google Assistant y, todavía más, con la experiencia en inteligencia artificial de IBM y su popular Watson. Esa es la particular ecuación tras la primera pizarra cognitiva que se ha presentado en el mercado, por obra y gracia del gigante nipón Ricoh. + Info en El Mundo