Un negocio ‘cucaracha’ se construye día a día, vigilando la cuenta de resultados y pendiente de los clientes. Es una cautela que garantiza la rentabilidad y que atrae cada vez a más inversores. + Info en Expansión