Las condiciones han sido propicias. Dinero a precios regalados para financiar casi cualquier actividad, desde las adquisiciones hasta la recompra de acciones, pasando por el endeudamiento para pagar dividendos, y con bancos e inversores con los bolsillos llenos de billetes y deseosos de ponerlos a trabajar. + Info en Expansión