Ser becario o un trabajador en prácticas está relacionado con bajos salarios, o incluso con la ausencia de los mismos. En el imaginario colectivo suelen ser fases en las que las personas pasan dificultades financieras. Pero no siempre tienen que ser así: hay una serie de empresas en las que los becarios cobran muy por encima del salario base. + Info en El Economista